Contactanos

Analisis

¡ESTO ES LA GUERRA! (Sigamos el ejemplo de la RAF)

Publicado

en

En mi libro El Fabricante de Sueños, Winston Churchill tiene un apartado especial. En las primeras páginas resalto un discurso dado a la nación tras la exitosa Operación Dinamo o Milagro de Dunquerque, que tuvo lugar a finales de 1940.

«A pesar de que grandes extensiones de Europa y muchos Estados antiguos y famosos han caído o pueden caer en las garras de la Gestapo y todo el aparato odioso del gobierno Nazi, no vamos a languidecer o fallar. Llegaremos hasta el final, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo, lucharemos en las playas, lucharemos en las pistas de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas, ¡nunca nos rendiremos!, e incluso si, cosa que ni por un momento creo que suceda, esta isla o una gran parte de ella fuera subyugada y estuviera hambrienta, entonces nuestro Imperio más allá de los mares, armado y protegido por la flota británica, cargaría con el peso de la resistencia, hasta que, cuando sea la voluntad de Dios, el Nuevo Mundo, con todo su poder y su fuerza, avance al rescate y a la liberación del Viejo.»

Esto mismo es lo que debemos de hacer las gentes de bien, ante la gran amenaza que representan los frentes liberales que nos quieren arrebatar hasta el sueño de nuestros hijos. Disney es un mega conglomerado propietario de: Abc, Espn, Marvel, Pixar, Lucasfilm, Fox Entertainment, National Geographic, Touchstone Pictures y docenas de otras empresas. Tiene un valor de 67 mil millones de dólares para sus accionistas por la razón principal de que puede usar música e imágenes de manera confiable para atraer e influir en los niños y sus padres. Y están bien la corriente principal del entretenimiento estadounidense. Ha moldeado las ideas y sentimientos de varias generaciones sobre infancia, paternidad, maternidad, familia, romance, temor, rebelión, engaño, magia, política, raza, asesinatos y mucho más. Disney le ha enseñado a usted, y quiere enseñar a sus hijos mucho más.

En 1940 la Alemania nazi, planifico la invasión de Gran Bretaña, metiendo el miedo en el cuerpo a toda Europa no solo a los ingleses, el demonio se estaba colando por sus puertas y era real. El principal objetivo de la Luftwaffe era desanimar a la población, pero no contaban con la pétrea moral británica, intacta a pesar de los bombardeos constantes y la psicosis de una invasión inmediata.

A pesar de los fantasmas en la orilla, hubo una pauta que marco la resistencia: sangre, sudor y lágrimas, y la R.A.F, Royal Air, que acabo con la mitad de la flota aérea del mariscal Herman Goering.

Nosotros somos la R.A.F, esa resistencia que enfrentan sus miedos con fe y valentía hasta la victoria final y como Churchill diremos:

“Ahora nos ha tocado estar solos en la brecha y enfrentar lo peor que el poder y la enemistad del tirano pueden hacer”, transmitió Churchill por la radio. “Al presentarnos humildemente ante Dios, pero conscientes de que cumplimos un propósito en marcha, estamos listos para defender nuestra tierra natal contra la invasión por la cual está amenazada. Estamos luchando solos, pero no estamos luchando solamente por nosotros. Aquí, en esta fuerte ciudad de refugio, que consagra los títulos de propiedad del progreso humano, y de profunda consecuencia para la civilización cristiana, aquí, ceñida por los mares y océanos donde reina la armada, protegida desde arriba por la destreza y la devoción de nuestros aviadores, esperamos sin desmayo el inminente ataque” (14 de julio de 1940)

Disney lleva muchísimos años influenciando y engañando subliminalmente, y los medios de comunicación conservadores han comparado el comportamiento de Disney con el “child grooming” [o engaño pederasta]. Se trata de un término groseramente insuficiente para aquella práctica despreciable en la que un adulto crea confianza y una conexión emocional con un menor de edad con el fin de manipularlo, explotarlo, abusarlo y finalmente violarlo.

Influenciar, insensibilizar, abusar, programar, desinhibir y destruir la pureza y la inocencia de los menores es un crimen horrendo. No hay nada en ello que los beneficie: todo es para la enfermiza satisfacción de los adultos enfermizos. Debemos de estar motivados como los grandes pilotos de la RAF a defender nuestra identidad. Esos pilotos de la RAF se lanzaban contra los enjambres de bombarderos y cazas alemanes. Vaciaban sus municiones y combustible en un combate aéreo giratorio y de piruetas. Saltaban en paracaídas o en aterrizaje forzado dirigían sus aviones impactados, o aterrizaban en pistas dañadas, esquivando los cráteres de las bombas. Luego, volvían a subir. ¡Esta es nuestra guerra!, y debemos librarla porque no estamos solos.

Winston Churchill, emitio un discurso a la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido: This was their finest hour, en castellano, Esta fue su hora más gloriosa, donde enarbola estas fantásticas palabras que deberiamos hacer nuestras si queremos ganar esta batalla:

Hitler sabe que tendrá que quebrantarnos en esta isla o perder la guerra. Si podemos hacer frente a él, toda Europa puede ser liberada y la vida del mundo puede avanzar hacia amplias tierras altas iluminadas por el sol. Pero si fallamos, entonces todo el mundo, incluidos los Estados Unidos, incluyendo todo lo que hemos conocido y cuidado, se hundirá en el abismo de una nueva era oscura que se hizo más siniestra, y quizás más prolongada, a las luces de la ciencia pervertida. Por lo tanto, aprendemos a cumplir con nuestros deberes, y así soportarnos, que si el Imperio Británico y su Mancomunidad duran mil años, los hombres todavía dirán: «Esta fue su hora más gloriosa». Winston Churchill. Camabra de los Comunes (18 de junio de 1940)

El 24 de agosto de 1940 cayeron sobre Londres más de 300 toneladas de alto poder explosivo y miles de bombas incendiarias, así durante siete horas seguidas. Por lo tanto, enarbolemos la bandera de la justicia, de la libertad que fortalece nuestra identidad cristiana, hasta la victoria final. El apóstol Pablo escribió en 2 Corintios 4:8-9: “Estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos”. Debemos tener una moral alta en esta guerra, incluso en circunstancias muy difíciles. El pueblo británico dio un maravilloso ejemplo a este respecto. Estos bombardeos “no lograron quebrantar su espíritu ni poner fin a su voluntad de luchar”. ¿Lo van hacer estos liberales depravados?

Continuar leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © 2021 Informatepy.com

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: