Contactanos

Deportes

La forma europea: reflexiones sobre el caso Christian Eriksen

Desde el acto inaugural, la Eurocopa mostró fina etiqueta con un sobrio e impecable Andrea Boccelli, y no se tardó más que dos partidos para compartir con el mundo entero cuántos pasos adelante van en materia de seguridad y protección del espectáculo. ¿Pueden sobrevenir catástrofes? Desde luego que sí, pero la vieja y bella Europa no cede en su empeño en rehacerse en formas mejores una y otra vez. ¿La última innovación?: el tratamiento en el caso Christian Eriksen.

Publicado

en

LA RECONSTRUCCIÓN PERMANENTE: SER MEJORES PARA LA PRÓXIMA OCASIÓN

Europa, Uefa mediante, ha sabido reconocerse como fallida tantas veces en las últimas décadas: los hooligan´s, las apuestas deportivas, los sobornos, el transito libre de personas comunitarias… el caso Marc – Vivien Foé.

En todas y cada una de aquellas situaciones pudo dar una respuesta de futuro mejor. Justamente, un caso ejemplar fue el del triste final de Marc – Vivien Foe, difunto ex jugador de la selección de Camerún, con quién disputaba la Copa de las Confederaciones en Francia, en el 2003.

El juego por octavos de final que enfrentaba a su selección con la de Colombia significó para él el abrupto final de su vida: en el 78´de juego cayó desplomado al sufrir una hipertrofía en el ventrículo izquierdo del corazón. Los médicos de la FIFA trataron de reanimarlo durante 52´, pero sin éxito.

El hecho quebró la sensibilidad de todo amante del deporte rey, y pasó luego a engrosar el gordo anecdotario del fútbol.

Menos para la Uefa, que tomó nota y desde entonces se puso a trabajar en un protocolo mejorado para tratar con casos parecidos.

ESTRENO ESTELAR: ERIKSEN CUENTA LA HISTORIA

La Uefa vio cómo entraba en acción su mejorado protocolo de acción en una situación de crisis extrema: el duelo Dinamarca vs. Finlandia por la primera fecha de la flamante Eurocopa se venía desarrollando normalmente hasta que, orillando el final del primer tiempo, Christian Eriksen, volante ofensivo danés del Inter de Milan cayó desplomado al terreno de juego sin mediar siquiera un roce previo.

Se vio a sus compañeros correr para auxiliarlo, y también a los personales médicos dispuestos. Fueron minutos, muchos, dramáticos en extremo para todos; la espera parecía no tener final, y el bueno de Eriksen no reaccionaba. Llanto en compañeros que lo rodeaban y hasta en aficionados. Hasta que tras un arduo trabajo de los médicos presentes en campo de juego se pudo traerlo de vuelta a la vida.

En medio de la desesperación, muchos de los televidentes nos preguntábamos por qué la ambulancia no ingresaba al campo de juego: nos parecía inadmisible que ya había pasado tanto tiempo y no se veía el auxilio del móvil. Mientras los doctores daban todo de sí para sostener a Christian.

Lo que estábamos viendo, y no entendíamos era la entrada en acción del nuevo protocolo médico para estos casos elaborado por la Uefa. Eriksen puede contar la historia gracias a él.

CÓMO FUNCIONA EL NUEVO PROTOCOLO

Desde la mejora del protocolo, cualquier desplome sin contacto en la cancha debe ser tratado y considerado como un ataque cardíaco.

Todos los estadios donde se disputan grandes partidos deben contar con desfibriladores, ubicados estratégicamente al costado de la cancha, disponibles con las unidades médicas que generalmente operan las camillas.

Sigue el protocolo: en caso de un desplome o desvanecimiento sin contacto, cualquiera de las unidades médicas (del mismo equipo o neutral) pueden saltar al terreno sin siquiera esperar la autorización del árbitro, porque este puede no ver inmediatamente la gravedad del caso. Las maniobras de recuperación deben realizarse en cancha, priorizando la estabilización.

¿Por qué alejaban los planos de la transmisión televisiva? Porque también es parte importante del protocolo: la transmisión obedece a un protocolo (ir a planos generales y no mostrar la acción médica), evitando todo morbo.

¿Y el partido? ¿Por qué volvió a jugarse? Pues existe un comité de crisis, previsto con anterioridad, en el que participan la organización, autoridades locales y los equipos. Se decide qué hacer y se comunica a los involucrados, asistentes, transmisión y medios.

¡¿Por qué lo que no entraba nunca la ambulancia?! Resulta que no es necesario tal: los implementos necesarios son portátiles. Sí es imprescindible que los equipos médicos actúen inmediatamente y con todo el apoyo. Pueden salvar vidas. Christian Eriksen salió extendiendo una mano en señal de saludo a la afición. ¡Estaba vivo!

EL CASO RAÚL DAMIANI Y LA LECCIÓN POSTERGADA

En Paraguay se acostumbra a postergar los aprendizajes. Ni siquiera la cercanía de la catástrofe lleva a los responsables en pensar en términos de mejoría de las condiciones dadas para evitar historias que lamentar.

Tuvimos un caso, no muy lejano en el tiempo: corría el 2007, y Libertad contaba con los servicios de un eficiente lateral argentino llamado Raúl Damiani, y en una jornada versus Nacional sufrió un fuerte choque de cabezas con un colega tricolor. El impacto lo dejó tumbado en el césped y con visibles síntomas de haber perdido consciencia.

En aquella ocasión, el cuerpo médico de Libertad comandado por el difunto doctor Alcaraz, reaccionó en tiempo y en forma para, en este caso, sostener al argentino en la vida. También fue una dura batalla como la vista con Eriksen. También se celebró la vida de Raúl en aquella ocasión y se alabó la gestión médica del cuerpo médico gumarelo.

Sin embargo, no hemos aprendido la lección para el fútbol paraguayo. Ni siquiera en el fútbol profesional se cuenta con un protocolo de acción parecido, ni se perfila empezar a trabajar en uno, al menos en el corto plazo. La diferencia entre los casos de Eriksen y de Damiani es que en Paraguay no significó un avance.

El panorama en las categorías diversas e inferiores a la primera división es más desolador aún. La seguridad médica no forma parte de las preocupaciones habituales de los clubes. Existen casos en los que los cuerpos médicos no están presentes en las sesiones de entrenamiento, lo cual es un hecho peligroso.

En Paraguay, ante un caso como el vivido en la Eurocopa, nos volveríamos a preguntar «¿por qué lo que no entra la ambulancia?» y la dolorosa respuesta será, tal vez: no hay ambulancia.

Distamos de las formas europeas, dolorosamente.

Copyright © 2021 Informatepy.com

A %d blogueros les gusta esto: