Contra los molinos de viento

0
208

En la obra cumbre de Miguel Cervantes Saavedra, “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, se nos muestra de manera excelsa la forma en que el exceso de información (real o no) muchas veces nos juega malas pasadas, nos lleva un mundo de fantasía del cual es extremadamente difícil salir.

Don Quijote, confunde la realidad con la ficción, todo aquello que existe finalmente no existe, su realidad no es la realidad y termina arremetiendo ferozmente contra “los gigantes”, que no eran más que molinos de viento. Este trastorno disociativo era producto de los muchos libros sobre aventuras caballerescas que Don Quijote había leído, generando en su mente un escenario donde él era el “hidalgo” caballero destinado a hacer justicia.

En nuestro tiempo, en nuestra Mancha, tenemos algunos quijotes luchando contra molinos de viento; personajes disociados que ven gigantes donde no los hay, que piensa tener los valores del Quijote (justicia y libertad) y, en cambio, solo son marionetas que responden a oscuros (aunque ya no tanto) intereses empresariales, dejando de lado la libertad y la justicia, para dar lugar a la venganza a cualquier precio, intentando arruinar a personas ajenas a la discusión.

Mire vuestra merced –respondió Sancho– que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.

Enrique, Mabel, ¿Arruinar el casamiento de una joven por odio a su padre? ¿De verdad? Eso es de muy baja estofa, incluso para ustedes. Muestra la desesperación del grupo en su guerra económica contra Horacio Cartes y no, esto de ninguna manera es una defensa del ex presidente, es evidente que él puede y sabe cómo hacerlo solo. Lo que sí puedo garantizar, es que es una defensa de la libertad y la coherencia.

Sean intelectualmente honestos, reconocer los errores es sanador, no repitan la historia de Don Quijote que, cuando finalmente logró entrar en la realidad se vio preso de una severa melancolía que lo llevó a la muerte.

ND

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre aqui