Contactanos

Business

Búsqueda de empleo: Cuánto influyen tus redes sociales en la posibilidad de conseguir trabajo

Ocho de cada 10 reclutadores miran los perfiles de los candidatos en redes sociales antes de entrevistarlos.

Publicado

en

Los que se ocupan de buscar y seleccionar personal no sólo usan las redes sociales o profesionales para contactar a posibles candidatos, sino también para descubrir información acerca de su vida y personalidad.

Según una encuesta entre 100 reclutadores de Estados Unidos, publicada por el sitio LiveCareer, el 80% de los selectores revisa los perfiles de los candidatos antes de contratarlos.

«Las plataformas ayudan a los reclutadores a descubrir información acerca de la personalidad de los candidatos, por lo que la tentación de investigarlos puede resultar difícil de evadir«, señala Weronika Cekała, responsable del estudio junto al especialista en datos, Pawelł Milanowski.

Qué consideran los reclutadores una mala señal

Lo cierto es que la mayoría de los que se dedican a buscar empleados usan estas plataformas para encontrar potenciales candidatos (77% de los encuestados), por lo cual no contar con un presencia en redes puede limitar el acceso a puestos de trabajo.

Sin embargo, esa presencia debe ser cuidadosa. Según la encuesta, el 66% de los reclutadores miran las publicaciones principales de los candidatos en las redes; un 63% lee la sección «Sobre mí» y un 60% mira las fotos.

Pero no sólo eso: el 43% recorre los comentarios del candidato debajo de las publicaciones y el 25% se fija cuáles son los perfiles que sigue.

Ropa sucia, afuera

Para construir una buena presencia online, «es vital que el candidato se asegure de que no haya información comprometedora en las redes», advierte Cekala. Para eso es necesario «limpiar los perfiles antes de comenzar la búsqueda de empleo«

Es que el 66% de los selectores encuestados admitió que revisa las redes sociales de los candidatos en busca de señales de alerta.

El 62%, desea tener una mejor idea acerca del candidato y su vida diaria y el 57% quiere descubrir cuánto podría adaptarse el futuro empleado a la cultura de la organización. 

La primer advertencia, entonces, es asegurarse de que los reclutadores no tengan acceso a todo el contenido personal.

«Además de ser una técnica efectiva para el proceso de reclutamiento, también es una buena práctica para la seguridad cibernética personal», señala Cekala.

¿Qué consideran los reclutadores «malas señales» de parte de un candidato? En primer lugar, los comentarios discriminatorios sobre raza, género o religión (66%). Luego, el contenido «inapropiado o provocador» y la información relacionada con consumo de alcohol o uso de drogas (57%).

Además, más de la mitad de los encuestados consideró una señal de alerta hablar mal o compartir información confidencial de empresas anteriores o de ex colegas (51%).

No está ni bien ni mal tener perfiles en redes como Instagram, pero hay que saber que todo puede ser visto.
No está ni bien ni mal tener perfiles en redes como Instagram, pero hay que saber que todo puede ser visto.

«Algo interesante es que las opiniones políticas extremas y el lenguaje soez, aunque desalentadores, no se perciben de forma tan negativa. En ambos casos, menos del 40% percibió estos comportamientos negativamente, lo cual fue un resultado sorpresivo», apunta Cekala.

Sin embargo, Cekala recomienda «evitar las redes sociales con tintes abiertamente políticos», como Parler, donde se refugiaron los seguidores de Donald Trump, o Gab, que la reemplazó más tarde.

«Tienes derecho a tener tus propias opiniones políticas, por supuesto, pero en el proceso de búsqueda de empleo puede perjudicar tus posibilidades  comentar públicamente opiniones que no coinciden con las de tu posible empleador«, asegura.

«Los reclutadores y las empresas no deberían discriminar, pero es mejor reducir las posibilidades de que emitan un juicio negativo sobre el candidato basándose en su presencia en Internet», completa.

En la Argentina, también las redes son una herramienta básica de quienes buscan candidatos para contactarlos y difundir sus búsquedas.

Sin embargo, no deberían ser una herramienta para seleccionar«, opina Matías Ghidini, CEO de la consultora GhidiniRodill, especializada en búsquedas profesionales. 

«Creo que en un momento de diversidad, de amplitud, todos estamos tratando de eliminar sesgos. Tomar decisiones a favor o en contra por lo que uno ve en la red, va a contramano de lo que sucede hoy en el mundo», enfatiza Ghidini.

Según el experto, todo depende de cuán profesional sea el selector o reclutador. «Las redes sociales sirven como medios de comunicación y de contacto. El punto se complica cuando se evalúa en función de lo que se ve en las redes», observa.

Si bien los reclutadores no deberían dejarse influir por los perfiles en redes sociales, quienes buscan trabajo tienen que asumir que «hay de todo» en materia de selectores, por lo que conviene «ser prudente», aconseja Ghidini.

La cuestión es que hoy «todo el mundo te busca y te ve«, dice, por su parte, Paula Molinari, profesora de la universidad Di Tella y presidente de la consultora Whalecom.

Por eso, todos tienen que ocuparse de cómo se muestran. «Es un tema estratégico», sintetiza la especialista. «Hoy las empresas tratan estos temas porque la marca personal de sus gerentes influye en la marca producto y en la marca empresa».

Lo que sí debe estar

«Es verdad que tenemos redes que usamos en forma personal, como Instagram o Facebook. Pero hoy esos lugares son públicos. No está ni bien ni mal tener perfiles ahí, pero hay que saber que todo lo que aparece en la red puede ser visto«, advierte.

Cualquier cosa que se muestre, si se tienen o no hijos, si se fue a ver a Boca o a River, si se está en una relación o solo, «activa sesgos cognitivos en todos los casos», señala Molinari. 

No está mal mostrar lo que uno es, «pero hay que hacerse responsable de lo que se muestra y ser conciente que siempre va a haber sesgos del otro lado, lo que va a generar prejuicios que pueden ser positivos o negativos», agrega.

Por eso, lo fundamental es estar seguro de quién es uno. «Cuando definís: yo soy esta persona y para mí esto es muy importante y lo voy a decir, tenés que saber que eso va a ser visto», enfatiza Molinari.

En este sentido, el informe de Cekala aconseja que, para mejorar las chances en el proceso de búsqueda de trabajo, es fundamental mantener la consistencia entre las redes sociales y el CV

Además, «es importante dar a conocer más sobre la personalidad, aptitudes y experiencia para destacar en la multitud», dice.

Sin embargo, esto debe hacerse encontrando un equilibrio entre ser “uno mismo” y mantener una buena imagen profesional. Por eso, Cekala recomienda «dejar la información muy personal fuera de las redes» y compartir contenido positivo antes que quejas. 

Molinari menciona tres aspectos decisivos en un perfil virtual profesional. Primero, una muy buena foto, que muestre el cuidado de la presencia.

En segundo lugar, la descripción abajo del nombre, «el cómo te definís», que debe estar relacionado con la propuesta de valor del candidato. «Es lo primero que se lee, por lo tanto es muy importante», remarca la especialista.

Finalmente, «definir cuál es la estrategia que uno tiene en las redes, en cuáles  estar, en cuáles no y cuál es la finalidad de cada una», dice. 

Según Ghidini «no se trata de traicionar tu espíritu: no vas a cambiar algo esencial de tu persona para conseguir trabajo; pero sí es importante moderarse mientras se está buscando trabajo. Ser prudente y prolijo».

Gabriela Samela – Clarín

Autor

Copyright © 2021 Informatepy.com

A %d blogueros les gusta esto: