Contactanos

Cultura

La educación y la ciencia progresista en la actualidad

Publicado

en

La educación es la bandera de lucha de varias organizaciones, grupos de ciudadanos autonombrados comprometidos con la educación, así como organismos internacionales. Se los identifica por sus programas de asesoramiento en temas relacionados a la niñez y la educación, por lo cual, la lista es extensa. Se camuflan con supuestas buenas intenciones, pero no antes de asumir a los padres de familia de faltos de responsabilidad para con sus hijos, por tanto, la exfoliación de la patria potestad es un objetivo preponderante en su guerra.

En este contexto, los «especialistas» de la educación con evidencias científicas pregonan sus saberes, con especial cuidado en la educación integral cuyo corpus teórico es la igualdad de género, el multiculturalismo y la integración. La triada del neomarxismo promovida en la educación desde la Escuela de Frankfurt.  

La contaminación de la educación en todos sus niveles, una enfermedad sistemática propiciada por las nuevas escuelas pedagógicas para potenciar ciertas decisiones convenientemente pensadas para los políticos de turno, es el principal trabajo realizado desde que John Dewey presenta su obra prima, siempre según los expertos por supuesto, titulada Democracia y Educación.   

Así, convirtieron a todo sistema educativo en sistema educativo estatal, progresista en toda su extensión, donde la construcción del ser depende de la percepción particular transformándola en cualquier momento, por tanto, siendo la realidad un mero relato, y el tiempo una construcción por lo cual las leyes biológicas, así como físicas o químicas son meramente narraciones. Esta corriente epistémica ha calado tan profundo en la educación, que el solo hecho de mencionar soluciones contrarias a ella, se convierte automáticamente en la práctica de un deporte extremo. La principal consecuencia del constructivismo social en las escuelas es la revolución cultural, como Antonio Gramsci lo planifico mientras estaba encarcelado. Definitivamente la perdida de la libertad trastorna en muchos sentidos. 

Un iluso diría que, por orden espontáneo y su naturaleza, la ciencia, se salva de la condición que sufre el sistema educativo. Al contrario, ni la ciencia escapó de las argumentaciones perniciosas, faltas de objetividad, y relativista a tal punto que se pierde el sentido de la misma. Fueron Tomas Kun y Feyerabend quiénes se encargaron de relatar cuidadosamente la ciencia actual, la estructurada y propensa al control estatal. El determinismo de Marx en su forma empírica.  

De la ciencia progresista, sabe mucho el pensador argentino Mario Bunge, pero en contrapartida su compatriota, el también filosofo de la ciencia Gabriel Zanotti, propone en varios trabajos un estilo de ciencia basada en el conocimiento disperso, a diferencia de la ciencia progresista, que se caracteriza por la centralización del conocimiento en función a lo que los gurúes llaman, integralidad, porque está debe ser útil (utilitarismo) y cuyo sentido es de lo social a lo individual (constructivismo social), en cambio, siguiendo con la misma línea de pensamiento de Zanotti, la ciencia avanza en función al surgimiento de la racionalidad emergente a partir de racionalidades fragmentadas donde la clave es el conocimiento disperso, así, la conducta concreta de científicos, movidos por motivos psicológicos o sociológicos, o por el “todo vale” de Feyerabend es un relato más de los fanáticos de ideas demagogas.

Continuar leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © 2021 Informatepy.com

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: