miércoles, 08 febrero, 2023

Sobrevuelan buitres sobre Fernando Lugo

Mas Deportes

Fernando Lugo, fue internado en nuestro país el 10 de agosto pasado con el diagnóstico de un accidente cerebrovascular isquémico. Tiempo después sería trasladado a la Argentina, donde se encontraría internado desde hace uno cuatro meses, según informan sus representantes y allegados.

Tras los reportes médicos permanentes de los primeros días, han dejado de publicar y brindar información médica, técnica, diagnóstica hace meses, por lo que desconocemos oficialmente su estado de salud. El testimonio de quienes lo habrían visitado es todo lo que podemos saber al respecto y aún allí, la información no es coincidente sino ambigua. Da más dudas que certezas, más sospechas que tranquilidades.

Lo cierto y lo concreto es que su estado de salud y sobre todo su capacidad cognitiva, son una incógnita. Y en ese mar de especulaciones, no voy a entrar.

Sin perjuicio de ello, el Movimiento Patria Soñada, uno de los que integran el Frente Guasu, inscribió la candidatura del expresidente al Senado y desató una ola de comentarios y especulaciones.

En medio de ese mar de dudas respecto a su estado de salud, física y mental, el movimiento informó que una escribana pública de la república Argentina dio fe de que el actual senador firmó el documento de inscripción, según consta en los documentos que habrían sido presentados ante el Tribunal de Justicia Electoral.

En materiales divulgados en las redes y medios, han mostrado la planilla de la lista donde todos pudimos visualizar una firma, que según aluden, sería de puño y letra del expresidente. Así está certificado por escribanía. A partir de allí, se desatan un sinfín de cuestionamientos acentuados con la visualización de diferencias claras con la firma anterior al lamentable suceso que afectó la salud del expresidente.

Por su parte y como todos sabemos, el Senado le ha otorgado y renovado permisos sucesivos con goce de sueldo, aludiendo siempre a panoramas por demás alentadores, que no se han visto reflejados en la realidad. El último permiso otorgado al senador feneció el año pasado. En aquél entonces, exactamente el veintisiete de octubre, el presidente del Senado declaraba: “Dentro de 30 días va poder participar con nosotros del debate dentro del Senado.”

El Senado ha estado sesionando de manera irregular, no solamente desde la ausencia de Lugo, sino desde el inicio de este período parlamentario, con la designación de dos Senadores “mau”, dos ciudadanos que no fueron electos ni proclamados por la Justicia Electoral. Dos ciudadanos convertidos en Senadores de manera arbitraria e irregular, con los cuales, entre otras cosas, se designaron ministros de Corte, por ejemplo. Por supuesto que los ministros de Corte no han hecho nada porque significaría invalidar sus propias designaciones; un tiro en el pie… También sesionando de manera irregular, han aprobado el Presupuesto General de la Nación, ¡por ejemplo!

Sí señores, sé que estamos acostumbrados a convivir con las irregularidades, pero no permitamos que se normalice que el Senado de la Nación siga operando de manera incorrecta, irregular, incompleta, sin el Senador Lugo. Esta situación no está contemplada en nuestra normativa jurídica, es ilegal y no puede seguir. Hay que ponerle fin.

Tras el transcurso de los meses, viendo como le renovaban su permiso una y otra vez, cuestionándome por qué no asume su reemplazo, llego a la conclusión: no lo reemplazan porque eso implicaría revelar por escrito, su estado de salud. Pues debe justificarse.

Y respecto a su candidatura, ¿nadie la va a impugnar? Si nadie impugna en plazo de 5 días, a partir del vencimiento del plazo de inscripción, el TSJE no la va a revisar.

Desde el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) consideraron que su actual condición de salud no implica un impedimento que pueda interrumpir su carrera política: “Por la enfermedad que él tiene nadie le puede sacar de carrera, tiene que ser algo sustancioso”.  Señaló, días atrás, Luis Alberto Mauro, asesor de la Justicia Electoral y aclaró que “para asumir el cargo debe estar en el recinto y jurar ahí”.

Muchos se mantienen en vilo esperando que de alguna manera alguien haga algo y otros, sobrevolando como buitres, -como dijo mi amigo José Luis Rodríguez Tornaco-, esperando que nadie haga nada suponiendo que pueden obtener rédito de la situación. Les tengo noticia a ambos: para los primeros, el TSJE no puede intervenir por presunción de incapacidad. Para los segundos, como bien dijo en una nota reciente mi amigo y economista José Luis Rodríguez Tornaco, hay una muestra importante de ejemplos que han demostrado que los liderazgos y los votos no se heredan, no se trasladan. ¿Qué pasó con el Argañismo después de la desaparición de Argaña? ¿Qué pasó con el Oviedismo y UNACE después de la desaparición de Oviedo? Tiene razón, así que ¡no gasten pólvora en chimango!

Finalmente, sabemos que Fernando Lugo es hoy, el motor de la izquierda progresista paraguaya. Pero señores, no pasa por si la firma es o no de Lugo, por si su apoyo va para Euclides o para Efraín, pasa por una cuestión de transparencia y HUMANIDAD. Es una vergüenza y una falta de respeto al mismo Fernando Lugo que lo mantengan como candidato hasta hoy.

Sabemos que no tienen escrúpulos, sabemos que son capaces de todo pero pónganle fin y dejen de ser sinvergüenzas.

Esperemos pronto tener noticias fehacientes y si es posible, alentadoras. Si realmente se encuentra bien, sus nobles seguidores, que los tiene por miles, merecen un mensaje del mismo Lugo. Y para que no haya dudas, “que lo certifique una escribana”.

- Advertisement -spot_img

Te interesaria

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimos Articulos

A %d blogueros les gusta esto: