sábado, 24 febrero, 2024

Paraguay se juega su futuro como nación

Mas Deportes

Víctor Pavón
Víctor Pavón
Pdte. del Centro Estudios Sociales (CES), Socio de Prodinamis Catedrático de materias jurídicas y económicas. Autor de los libros “Gobierno, justicia y libre mercado”; “Cartas sobre el liberalismo”; “La acreditación universitaria en Paraguay, sus defectos y virtudes”; “Ensayos sobre la Libertad y la República”.

Cuando en el transcurso de los acontecimientos un pueblo tiene que decidir sobre su futuro como nación, sus miembros ciudadanos deben priorizar a sus familias, a su historia, rememorar a sus héroes, tradiciones y costumbres. Sus gobernantes han de prestar especial atención sobre lo que deciden.

Los gobernantes al final y al cabo no son más que representantes electos por un tiempo determinado para cumplir y hacer cumplir la Constitución para resguardar la libertad, la paz y la justicia, tal como ejemplifica la simbología expuesta en nuestra bandera tricolor.

El hecho que tengamos malos gobernantes es un problema serio a tomar en cuenta. Además de un problema electoral, también existen fuertes influencias foráneas de organismos internacionales, ONGs y otros que de modo permanente seducen a políticos y burócratas a cambio de perversas canonjías. Nuestro país, al igual que otros, no está exento de esos desvaríos.

Antes de constituirnos en Estado como organización política y jurídica, la historia del Paraguay ha sido el de la lucha por la libertad. Fue en estas tierras por primera vez incluso antes de la misma Independencia de los Estados Unidos o de la Revolución Francesa que se levantó con los Comuneros la proclama de Libertad y buen gobierno.

Nuestros próceres en 1811 ocasión de nuestra Independencia fundaron una nación basada en la Libertad como lo demuestran los documentos de julio de aquel año como el de enero y febrero de 1812.

Ningún otro país tuvo que soportar dos guerras internacionales sin que sus ciudadanos – hombres, mujeres y niños- se presten a defenderla de la deshonra y del exterminio, pasando por el llanto y las violaciones hasta llegar a la inmolación de una buena parte de su población teniendo una causa justa.

Pero he aquí que en este siglo XXI, ideas y fuerzas extrañas vuelven a amenazar el futuro de nuestra nación. Como caballo de Troya ingresó a nuestro territorio. En este momento, el primero de ellos es el Acuerdo de la Unión Europea con el Mercosur en tratativas que pretende introducir por parte de la UE el Reglamento 1115 que conspira contra los intereses de nuestros productores, los mismos que nos posibilitan tener la leche, el huevo, la carne, el tomate y otros para nuestra sobre vivencia como especie humana.

La UE, hay que decirlo sin temor a equívocos, no representa a los europeos de bien. A la fecha los agricultores de sus países miembros se levantan contra ese engendro de parásitos burócratas impulsores de la delirante y delincuencial agenda 2030.

De igual poder de destrucción es el Tratado mundial de Pandemias que la Organización Mundial de la Salud (OMS) propiciada desde la ONU. De aprobarse este Tratado como parte de nuestro orden legal, la OMS tendrá la prerrogativa de decidir por nosotros, si las pandemias son verdaderas o ciertas y sobre qué se hará en nuestro territorio. ¿Qué pasaría en Paraguay si la OMS dictara la orden de lockdown (encierro de persona en sus casas o zonas) en Alto Paraná, Canindeyú e Itapúa, por ejemplo?

Ambos avances son una réplica del neo comunismo impulsado cuyos miembros detestables como son tienen como propósito colocarnos nuevas cadenas de servidumbre. Ellos imponen su “nuevo” mundo, el de la tecnocracia; nosotros preferimos la libertad. Mientras tanto, Paraguay se juega su futuro como nación.

- Advertisement -spot_img

Te interesaria

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimos Articulos