La correción política acabará con la civilización occidental

0
348

Acabamos de atravesar una de las semanas más intensas del 2020; arrancamos con la muerte de George Floyd y todo lo que ella acarreó y la terminamos con los incomprensibles ataques a la escritora británica J. K. Rowling por el solo hecho de opinar.

A simple vista, estos hechos no están relacionados entre sí pero, si observamos detenidamente, notaremos que ambos sucesos, o mejor dichos, las reacciones a los mismos forman parte del mismo plan… la imposición de un pensamiento único.

George Floyd, a pesar de ser un delincuente, no merecía morir de la forma en que lo hizo, del mismo modo en que los Estados Unidos y sus ciudadanos no merecen el desenlace de caos y destrucción que desató esa muerte. ¿Y por qué sucedió esto? Sencillo, las elecciones presidenciales se acercan y la elite globalizadora debe enmendar el error de haber subestimado a Donald Trump y su “Make America Great Again” que, a juzgar por los números duros, perdían esa batalla una vez más, básicamente porque Estados Unidos se estaba levantando de sus cenizas y se convertiría, más temprano que tarde, en una gran nación nuevamente.

En el mismo sentido, las hordas cultoras del pensamiento único se lanzaron, como es habitual, sedientas de sangre, sobre J. K. Rowling; ¿Su pecado? Opinar por fuera del discurso único y reinante, tener y sostener una opinión contraria a la que le fuera impuesta a una mayoría de imbéciles sin el criterio ni la cultura suficiente para defender postura alguna.

¿No creen acaso que se trata de hordas de imbéciles? Veamos, a modo de ejemplo, algunos de los logros de Donald Trump:

  • Bajó el desempleo a 3.9 % (El más bajo en los últimos 50 años).
  • Bajo los impuestos y eliminó múltiples regulaciones.
  • Mantuvo un crecimiento sostenido desde el 2018.
  • Logró avanzar en la desmilitarización de varias zonas alrededor del mundo.
  • Bajó el desempleo en los colectivos de hispanos y mujeres.
  • Eliminó subsidios y beneficios a organizaciones LGBT y clínicas abortistas.
  • Defendió la libertad (de él y de todos los usuarios) en las redes sociales.

Aún así, con estos pergaminos, Trump es señalado por el “Establishment Progresista” y sus medios afines, como xenófobo, racista, misógino, machista y fascista, dejando al descubierto lo inaudito de las acusaciones de las que se hacen eco diversas agrupaciones como ANTIFA (Acá es donde demuestran la falta de criterio). Esas mismas agrupaciones, ANTIFA a la cabeza, más allá de la destrucción generalizada, se dedicaron a pintar monumentos de Winston Churchill y Abraham Lincoln con la palabra fascistas, siendo que Churchill fue uno de los que combatió y venció al fascismo socialista de Hitler y Abraham Lincoln fue quien abolió la esclavitud en los Estados Unidos (Acá es donde demuestran la falta de cultura).

Es tiempo de despertarse, nuestra sociedad se volvió pusilánime, incapaz de reaccionar en defensa del sentido común y del más básico y fundamental de los derechos, la libertad y dejándose dominar por el discurso único y la necesidad de pertenecer, abandonando la individualidad característica del ser y sentir humano, esa que hizo, a lo largo de la historia, que los grandes hombres y mujeres brindaran las herramientas necesarias para los saltos cualitativos que nos trajeron hasta acá.

ND

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre aqui