Si escuchas rock y eres de izquierda, hay algo que deberías saber

Hasta el último día de su existencia, la Unión Soviética mantuvo un férreo control cultural y prohibió con motivos delirantes hasta a Julio Iglesias.

0
15

El proceso que continuó al carnicero Joseph Stalin en la Unión Soviética, quien falleció en 1953, puede que no haya tenido los genocidios de los primeros años del régimen. Sin embargo, la idea del proceso de apertura en materia de libertades individuales que muchos historiadores destacan tiene mucho de falacia. Hasta en la última década de su existencia, la URSS se dedicó a prohibir y regular cada aspecto de la vida de los rusos, incluso la música que escuchaban.

Ante la reciente muerte del guitarrista Eddie Van Halen, los medios de comunicación lo homenajearon como se merece y recordaron varios capítulos interesantes de su vida. Haber grabado con Michael Jackson de forma encubierta el solo de Beat It es, sin dudas, uno de los más divertidos. Su desaparición física, como suele ocurrir, hizo que la prensa ponga el foco en su carrera. Lamentablemente, los comunicadores progresistas, que lo reconocieron como uno de los mejores guitarristas de la historia, dejaron de lado un recuerdo digno de mención: su banda, Van Halen, estuvo prohibida por la dictadura soviética. De hecho, adquirir un disco del grupo era imposible y poseerlo, un delito. Para el régimen, Van Halen era portavoz de “propaganda anticomunista”.

Probablemente, los burócratas de la dictadura habrán reinterpretado a Marx que, antes de la existencia del rock, aseguró que la religión era nociva ya que era “el opio de los pueblos”, adormecía a los proletarios y no les permitía ver su ignominia. ¿Acaso la música ejercía ese efecto durante los ochenta? O quizás la cuestión pasaba por otro lado y había un temor explícito que la juventud pueda encontrar en la música moderna un vehículo para expresar un descontento.

Sea como sea, el punk era el género preferido de los censuradores comunistas: Sex PistolsRamones y Madness eran considerados material subversivo. Lo curioso es que, en la lista de razones, la KGB reconocía que el punk, por el sólo hecho de ser punk, ya era motivo de prohibición. Entre las bandas prohibidas aparece B-52. Sí, por punk y por violentos. Es probable que el agente de inteligencia encargado de hacer el reporte, directamente ni haya escuchado el disco. No tiene sentido. En fin, anécdotas del comunismo.

Pero la “violencia” no era lo único que le preocupaba al régimen. Las bellas Tina Turner y Donna Summer también engalanaban la lista de artistas prohibidas por el comunismo. La intérprete de What´s love got to do with it no tuvo distribución en la Unión Soviética en el mejor momento de su carrera. La justificación en la lista de la censura tenía una sola palabra: “sexo”. Una explicación similar aparecía en el casillero de la morocha que inmortalizó Hot Stuff: “erotismo”.

AC/DC: “neofascismo”; Scorpions y Iron Maiden: “violencia”; Pink Floyd: “interferencia en los asuntos de la Unión Soviética”; Judas Priest: “anticomunismo»; Kiss: «nacionalismo». No se salvó casi nadie. Pero la nota de color se la lleva sin dudas el cantante español Julio Iglesias, censurado por “neofascista”.

La música, y las distintas manifestaciones artísticas en general, suelen ser controladas y reguladas por todos los procesos autoritarios. Las dictaduras en América Latina, que justificaban su existencia en la lucha contra el comunismo, en menor medida, también hacían cosas similares.

Curiosamente, los modelos políticos que aceptan la diversidad y las críticas, logran instituciones más sólidas que los experimentos basados en el puño de hierro. Las democracias liberales y republicanas, de donde nacieron todos estos artistas censurados bajo el socialismo real, siguen vigentes. La URSS es historia, aunque todavía unos pocos trasnochados reivindiquen su modelo fracasado y autoritario.

¿Dará alguna explicación el progresismo, que se jacta de cultural y que, al mismo tiempo, sigue mirando con cariño la experiencia soviética?

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre aqui