Falacias Ad Hominen y teóricos de la conspiración

0
281

En los últimos tiempos quienes no comulgan con el discurso impuesto son tildados de teóricos de la conspiración, de esa manera, se evita el debate a través de la tristemente célebre falacia “Ad Hominem”, es decir, deslegitimar al interlocutor y evitar dar “razones” que pudieran dejar expuestos a quienes sostienen el discurso oficial.

Esta situación se hizo más y más palpable luego de las denuncias de fraude emanadas por Donald Trump luego de las elecciones del 3 de noviembre en los Estados Unidos. A partir de la falacia ad hominem evitan discutir, por ejemplo, que es matemáticamente demostrable la existencia de 13.7 millones de votos, SI, 13 MILLONES SETECIENTOS MIL VOTOS que no se pueden justificar matemáticamente.

La fuente en la que me baso para demostrar mis palabras es el Washington Post (No creo que argumenten que es una Fake News). Este renombrado medio de los Estados Unidos afirmó que fue una histórica elección. Según ellos, emitieron su voto el 66.2 % de los electores habilitados, aquí entran las matemáticas:

  • 66.2 % de los electores habilitados votaron
  • Existían 213,8 ​​millones de votantes registrados en los EE. UU.
  • El 66.2 % de votos emitidos equivale a 141,5 millones de votantes presentes en las elecciones de 2020
  • Donald Trump obtuvo (y los Demócratas nunca cuestionaron este número) 74 millones de votos.
  • Si Trump obtuvo 74 millones sobre un total de 141.5 millones de votos, Biden debía obtener 67.5 millones de votos.
  • Biden “obtuvo” 81.2 millones de votos

Hasta aquí los acompaño, a partir de este momento sería bueno que cada uno de los que leen están líneas verifiquen la información y hagan sus propias cuentas. Eso sí, tengan en cuenta algo al momento de hacerlo: “Los verdaderos teóricos de la conspiración son aquellos que piensan que el gobierno cuida de ellos, que los medios masivos de comunicación no les mienten y que las farmacéuticas quieren que ellos se curen”.

ND

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre aqui