No es ESCAZUalidad

0
318

Los incendios no dan respiro en Paraguay y, como parafraseé en el titulo, esto no es casualidad.

El “Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe”, firmado en Escazú, Costa Rica, en marzo de 2018.

Este Acuerdo fue impulsado y liderado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y es promovido por el denominado “Grupo de Puebla”, un movimiento internacional de izquierda que entre sus objetivos está el de generar un espacio de “reflexión y de intercambio político en América Latina”. Los que peinamos ya algunas canas sabemos lo que significa cuando la izquierda se refiere (sobre todo estando fuera del poder) a espacios de reflexión.

Este acuerdo por el que tanto pugnan, es un acuerdo que en si, no tiene nada de malo; nadie en su sano juicio estaría en contra de las temáticas abordadas por el acuerdo o de la participación ciudadana o e acceso a la información; el verdadero problema, y de ahí la necesidad de acciones violentas para su imposición, está en la redacción del mismo.

Como casi todo lo que suele proponer la izquierda latinoamericana, la letra del acuerdo no es clara, es ambigua y extremadamente amplia, dando espacio, por ejemplo, al intervencionismo extranjero en aspectos juzgables dentro del ámbito de la justicia local. Recordemos que el acuerdo de Escazú es jurídicamente vinculante, lo que permitiría que grupos de presión extranjeros terminen incidiendo en las políticas ambientales de un país, pisoteando así su soberanía.

En Paraguay, este acuerdo no estaría logrando ni la aceptación política ni la aceptación social necesaria como para que el Congreso considere su ratificación y, cuando esto se hace público y notorio, comienzan los incendios en nuestro país pero con una particularidad: Se dan por “focos”, a contra pierna de la ubicación de los cuerpos de bomberos y todos en forma casi simultánea, obligando a dividir los ya de por si escasos recursos con los que cuenta el cuerpo de bomberos. sin mencionar que ya se han hallado pruebas de incendios intencionales.

Las brujas no existen, pero que las hay… las hay.

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre aqui